Arcos de la Frontera:

Puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos, Arcos está considerado uno de los pueblos más bellos de España.

Existen huellas de sus primeros pobladores prehistóricos y romanos en el Yacimiento de la Sierra de Aznar, pero a quien debe la ciudad su impronta y actual fisonomía es a la cultura musulmana. A través de estrechísimas y empinadas calles y bajo antiguos arcos, el visitante se aproxima a su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico, donde se conservan joyas monumentales como el Castillo de los Duques (s. XV), la Puerta de Matrera (ss. XI-XIV) y los restos del recinto amurallado, sus palacios y casas señoriales, la Basílica de Santa María, la Iglesia de San Pedro, además de numerosos templos, capillas y conventos. Estos edificios acogen las valiosas imágenes que en Semana Santa desfilarán por las calles de la población en un fiesta que está declarada de Interés Turístico Nacional.

Te enamorara su gastronomía, gente y preciosas calles.

Lago de Arcos:

Se encuentra a escasos kilómetros de la localidad y ofrece la posibilidad de realizar diferentes deportes náuticos. La cola de este embalse está declarada Paraje Natural. Es aquí  donde se encuentra nuestro precioso alojamiento. Un lugar mágico y especial donde relajarse, practicar deporte y disfrutar del entorno con la familia o amigos.

Apartamentos de alquiler por días en Arcos de la Frontera